Siente

COMO PRESENTIMOS Y NOS AFECTAN LOS TERREMOTOS?

Seismo

“Existen cuatro puntos que van íntimamente ligados a los terremotos, fácilmente detectables por el agudizado sentido animal: la ionización del aire, las ondas sonoras, el olfato y el magnetismo:
1. Ionización del aire – paralelos a los movimientos tectónicos de las placas que forman la corteza terrestre, se producen enormes liberaciones de electricidad. Estas fluctuaciones alteran el número de iones (moléculas de gas cargadas eléctricamente) en la columna de aire que se halla situada sobre las fallas activas. Las alteraciones psicofisiológicas observadas en los animales y en ciertas personas en tales circunstancias, se deben a los cambios en el equilibrio bioeléctrico de la superficie terrestre que preceden al terremoto.

Las interacciones bioelectromagnéticas que producen una respuesta anticipada en los seres vivos se deben a las alteraciones presísmicas de la estructura conocida por los geobiólogos como red geo-magnética o red H o Hartmann. Las investigaciones del Dr. Ernest Hartmann determinaron la existencia de la red que lleva su nombre estudiando los efectos de las energías telúricas sobre los seres vivos. Se trata de una malla que cubre todo el planeta, compuesta por cuadrículas variables de 2´30 a 2’70 metros de lado. Se ha observado experimentalmente que, en vísperas de un seísmo, las líneas que forman la Red H, que normalmente tienen unos 20 centímetros de ancho, aumentan su grosor e intensidad hasta más de 80 centímetros. Este fenómeno energético sería lo que perciben animales y algunas personas. Es la respuesta al incremento de la tensión piezoeléctrica de la corteza terrestre.
2. Ondas sonoras- la naturaleza, a pesar de que nuestro oído no sea capaz de percibirlo, vibra cada segundo en infinidad de ultra e infrasonidos, y cada uno de ellos tiene un significado diferente. Los animales emplean parte de esos sonidos para protegerse y comunicarse. Mientras el hombre es sensible a las ondas sonoras de 1.000 a 4.000 ciclos por segundo, somos completamente sordos más allá de los 20.000. En cambio perros, gatos pueden oír vibraciones de hasta 60.000 cps., mientras ratones, delfines, ballenas … pueden recibir y emitir ultrasonidos por encima de los 100.000 cps. Por la misma razón pueden ser desorientados fácilmente por unos repentinos chirridos de alta frecuencia provenientes de la roca que se microfractura antes del temblor. Los infrasonidos son ondas sonoras extremadamente graves, de aproximadamente 100 cps. que pueden originarse por temblores presísmicos o por escapes repentinos de gas subterráneo. Esto último no puede ser captado por los sismógrafos convencionales.
3. Olfato- diversos gases que circulan bajo la capa terrestre pueden emerger al exterior con los terremotos (fumarolas del los cráteres). Los gases liberados que preceden a veces a un temblor de tierra se suelen disipar pronto en la atmósfera, pero permanecen en el subsuelo. Por ejemplo la concentración del gas inerte Radón se ha observado, principalmente, en estudios realizados en Rusia y China , que aumenta durante cierto tiempo antes de un terremoto.

Existe un órgano conocido como “sentido vomeronasal” que constituye una segunda nariz y que se encuentra muy refinado entre algunos animales terrestres. Parece ser que si se bloquea artificialmente este sentido, ya sea artificial o naturalmente –en el caso de emanaciones extrañas- se producen desorientaciones tales que pueden llevar al caso de suicidios en masa por parte de determinadas especies animales. Por desgracia hemos visto muchas muestras de estos suicidios en el caso de ballenas y delfines en varias costas de todo el mundo.
4. Magnetismo terrestre- al igual que las brújulas, las palomas mensajeras pueden ser desorientadas completamente por alteraciones de treinta gammas en el campo magnético (por regla general los campos geomagnéticos terrestres alcanzan 60.000 gammas en los polos y 30.000 en el Ecuador). Terremotos en China, Japón y Turquía, registraron cambios previos de 10 a 30 gammas en el magnetismo del lugar, acompañados por fenómenos de desorientación en el vuelo de palomas, gaviotas y abejas.”

Fuente:elladocorrectodelahistoria.blogspot.com.es/

Escribe un comentario con tus opiniones